Argentina: Plan de auxilio para el sector del turismo

Plan de auxilio para el sector del turismo

Se trata de un programa del ministerio de Turismo y Deportes que beneficia a las micro y pequeñas medianas empresas. Se pagará hasta 6 meses de Salario Mínimo por empleado y hasta 3 meses en el caso de Autónomos y Monotributistas. 

El gobierno lanzará en los próximos días un “Plan de Auxilio, Capacitación e Infraestructura” para el sector turístico al que ya asignó $ 3.900 millones y que el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, pretende engrosar con más fondos. El plan consta de tres “Fondos” con el que pretenden alcanzar a unas 2.000 empresas y a 20.000 trabajadores del sector.

El Plan de Auxilio, Capacitación e Infraestructura para el Turismo (PACIT) consiste en una serie de Fondos orientados a proteger el sector turístico y prepararlo para que se convierta en uno de los motores de la recuperación una vez normalizada la situación. Las medidas no solamente responderán a la urgencia actual, sino que también presentan una visión de mediano y largo plazo. 

En el corto plazo planea auxiliar a prestadores independientes, micro, pequeñas y medianas empresas del sector turístico. 

Está pensado también para el mediano plazo, ya que planea capacitar a decenas de miles de trabajadores del turismo y preparar al sector en lo que respecta a Seguridad e Higiene con los protocolos necesarios para afrontar la demanda de los turistas en un mundo post Covid-19. 

Y también es un plan de largo plazo porque incluye el financiamiento de más de 50 obras turísticas en todo el país que serán dinamizadoras de la actividad, que aportarán al cambio de paradigma que necesita el sector donde la demanda será cada vez más naturaleza y que forman parte de una estrategia de desarrollo turístico sostenible donde se impulse el progreso económico en consonancia con la Justicia Social y en el marco de los límites ecológicos del planeta pensado en el posicionamiento de Argentina como un destino mundial. 

La primera y principal pata de apoyo será un “Fondo de Auxilio y Capacitación Turística” (FACT), por 2.600 millones de pesos, financiado en un 80% por un crédito del BID (que recientemente confirmó al propio presidente Alberto Fernández que aportará USD 1.800 millones en créditos para la Argentina). Este fondo tiene como objetivo de corto plazo preservar las empresas y proteger los empleos del sector por 6 meses para poder llegar al momento de la normalización del turismo. Como contraparte tiene un objetivo de mediano plazo que consiste en contraprestaciones que deberán cumplir los beneficiarios que implican capacitaciones virtuales del personal, mejoras de accesibilidad idiomática y adaptaciones de Seguridad e Higiene para el contexto post Covid-19. 

Serán elegibles las Micro y Pequeñas y Medianas Empresas (MiPymes) que sean “alojamientos, servicios de restaurantes vinculados al turismo y agencias de viajes que presenten una situación crítica mediante la declaración de ingresos totales del mes de abril de 2020 comparados con los del año anterior”.

La ayuda será a través de Aportes No Reintegrables que financiarán gastos elegibles como salarios del personal de la empresa; gastos operativos como alquileres, electricidad, agua, gas e internet; servicios de consultoría que ayuden a la empresa a negociar un financiamiento o a adaptar los servicios ante la nueva situación; servicios asociados al desarrollo o actualización de material promocional. 

Plan de Auxilio, Capacitación e infraestructura para el Turismo

Para el pago de salarios, los beneficiarios recibirán “cómo máximo el proporcional del equivalente a un “Salario Mínimo, Vital y Móvil” (SMVM), actualmente en $ 16.875 por empleado durante 6 meses”. Para acceder a estos aportes, las empresas deberán comprometerse a mantener su nómina de personal al menos durante 6 meses y deberán cumplir también requisitos de “Capacitación, Accesibilidad Idiomática y Seguridad e Higiene para el contexto post-Covid-19″.

El “carácter federal” del programa, dice el documento, implica que “todas las provincias deberán tener al menos un mínimo de empresas beneficiadas”. La selección de MiPymes con derecho a estos aportes se hará en base a criterios de “Ubicación geográfica en corredores turísticos (60%), Inclusión social (20%), Equidad de género (10%) y Red de MiPyMEs turísticas (10%)”, según un esquema a definir. A su vez, al menos 70% de los empleados de las empresas receptoras de fondos FACT deberán realizar capacitaciones de 120 horas sobre “Nociones de Higiene y Seguridad para Actividades de Turismo”, “Accesibilidad Turística” y “Turismo Responsable y Género”.

Monotributistas y Autónomos

La segunda pata del plan oficial es un “Fondo Complementario” más modesto, de $ 100 millones, destinado a “autónomos y monotributistas que acrediten debidamente su trabajo para el sector turístico. Aquí la ayuda será de un plazo más breve: los beneficiarios recibirían un SMVM mensual durante 3 meses. De vuelta, los criterios de selección serían “ubicación geográfica en corredores turísticos, inclusión social, equidad de género, certificaciones que acrediten su rol en el turismo y que posean aval municipal o provincial vigente”.

El último componente del programa será el “Fondo 50 destinos” que consta de $1.200 millones de pesos originarios de la recaudación del impuesto PAIS. Se destinarán aproximadamente $50 millones por provincia para llevar adelante obras de infraestructura turística que apunten a dinamizar la actividad con mejoras que fortalezcan la oferta turística y fomenten la competitividad sectorial. 

El Plan apunta a financiar proyectos de acuerdo con uno o varios de los siguientes criterios: 

➔  Que mejoren y diversifiquen la oferta y la desestacionalización turística.

➔  Que se ubiquen en los espacios turísticos destacados.

➔  Obras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad.

➔  Que aporten al cambio que requiere el turismo para recuperarse de la crisis actual.
Complementariamente a las obras, en cada destino se prevé la presentación de un plan de desarrollo turístico a fin de:

➔  Ayudar a diversificar la oferta.

➔  Potenciar los productos existentes en el destino.

➔  Proponer circuitos integradores que promuevan los desplazamientos entre destinos cercanos.

➔  Promover la generación de actividades turísticas complementarias.

Estrategias de recuperación en Turismo: experiencia de China

Estrategias de recuperación en Turismo

En esta pandemia, la única referencia de recuperación que tenemos es la experiencia China, donde se está retornando de a poco a la nueva normalidad. Casi todas las oficinas, fábricas, escuelas y negocios han reabierto sus puertas y prácticamente no han tenido nuevos casos COVID-19.

La experiencia en China está mostrando que, al finalizar la cuarentena, lo primero que la gente hizo fue ir a comer fuera. Y en segundo lugar, viajar. 

En la actualidad, los viajes en China son completamente nacionales: las fronteras internacionales aún permanecen cerradas. China ha impuesto una cuarentena de 14 días (en hogares o instalaciones gubernamentales) para cada persona que llegue del extranjero.

La ocupación hotelera y la capacidad de vuelos domésticos están aumentando gradualmente. Pero los viajeros siguen siendo cautelosos. Prefieren quedarse cerca de casa, eligiendo, por ejemplo, conducir o tomar trenes a destinos regionales.

Tendencias

De acuerdo a la experiencia en China, se han observado 3 tendencias: 

  • Pico de recuperación después de septiembre: Algunas personas intrépidas esperan viajar a principios del verano boreal, pero la mayoría no planean aventurarse lejos hasta fines de septiembre y principios de octubre. 
  • Al aire libre, gourmet y familiar: Los viajeros se mantienen cautelosos y prefieren evitar lugares turísticos muy concurridos. Las atracciones turísticas al aire libre son los destinos más populares para viajes futuros. Los destinos gastronómicos y familiares también siguen siendo populares. Las compras han caído al final de la lista de popularidad y la gran mayoría de los viajeros considera que su próximo viaje es doméstico.
  • Los recorridos autoguiados y autodirigidos se vuelven dominantes: Los paquetes turísticos grupales y de visitas guiadas han disminuido drásticamente en popularidad: solo el 10% de los viajeros probablemente tomarán grandes viajes grupales para sus próximos viajes. El 68% los considera imposibles incluso de considerar. Este es un cambio fundamental: los viajeros chinos han sido fanáticos de las visitas guiadas en grupo, que ofrecen conveniencia y facilidad de viaje, especialmente en el extranjero. Pero los consumidores ahora parecen estar preocupados por su seguridad si están en grupos más grandes. Para las personas que eligen tours grupales, prefieren que estos grupos sean pequeños, en lo posible de menos de diez personas.

Claves para reconstruir la demanda de viajes

La clave para reconstruir la demanda de viajes es asegurar a los clientes perciban que es seguro viajar. 

1-Asegurar el distanciamiento físico y mejorar la higiene.

Los sitios turísticos, incluidos los parques temáticos, han reducido el hacinamiento al limitar sus niveles de entrada del 30% al 50% de los niveles anteriores. Para controlar la capacidad, han introducido esquemas de preinscripción, incluso para parques públicos a nivel de ciudad. Al ingresar, los visitantes deben mostrar un código QR verde, emitido por el gobierno (y basado en los historiales de viaje anteriores y la posible exposición al virus).

Los hoteles también han modificado sus procedimientos, por ejemplo, cerrando buffets y aumentando la distancia entre las mesas en los restaurantes. Todo el personal usa equipo de protección personal (PPE); algunos hoteles incluso lo requieren para los huéspedes, mientras que otros solo lo recomiendan. Muchos hoteles han apagado su aire acondicionado y han cerrado sus gimnasios y piscinas cubiertas.

En los vuelos, se han eliminado todas las revistas y periódicos. Para alimentos y bebidas, los viajeros reciben bocadillos envasados y agua embotellada. Los aeropuertos controlan las temperaturas tanto cuando llegan los pasajeros como justo antes de abordar sus vuelos. Se requiere un código QR de salud para el check-in y, en ciertos aeropuertos de destino, después del aterrizaje. Algunas aerolíneas también han lanzado nuevos productos auxiliares que satisfacen la demanda emergente de los clientes, por ejemplo, pases de salón únicos y tarifas adicionales para mantener libres los asientos adyacentes.

2-Promoción agresiva de precios

Las aerolíneas, los hoteles, las atracciones turísticas y las agencias de viajes en línea (OTA) están promoviendo de manera proactiva sus ofertas para estimular la demanda y generar ingresos. Según Fliggy (una de las principales plataformas de reserva de viajes en línea de China), los precios de los boletos aéreos fueron un 30% más bajos para el Día del Trabajo, una temporada alta tradicional, que el año pasado. Los hoteles y las OTA están enviando ofertas de preventa.

3-Involucrar a los clientes a través de las últimas redes sociales

WeChat y Weibo (el equivalente chino de Twitter) ya no son canales emergentes, sino “imprescindibles” para las empresas de viajes. Después de la pandemia, las personas más jóvenes han estado más interesadas en viajar que las mayores, por lo que los principales jugadores de viajes han comenzado a atraer a estos clientes a través de nuevos canales, como Taobaolive y TikTok. Para presentar destinos y ofertas de viajes, los CEO han comenzado a actuar como anfitriones en plataformas de transmisión en vivo.

¿Qué podemos aprender de esto?

Aunque la recuperación diferirá de un país a otro, sí vemos temas comunes:

  1. La gente todavía quiere viajar. Muchos lo llaman “viajes de venganza”: las reservas de cruceros en los Estados Unidos, posiblemente uno de los sectores más afectados por el turismo, siguen siendo fuertes para 2021. Los resultados de la encuesta internacional se parecen a lo que vemos en China. 
  2. Los viajes nacionales regresarán primero. Los viajes internacionales, especialmente si se trata de volar, tomarán mucho más tiempo para recuperarse. Los sectores de viajes de los países que carecen de grandes mercados internos se recuperarán más lentamente y pueden abrirse primero a los viajeros de países cercanos.
  3. Los jóvenes viajarán primero: Viajar implicará destinos cercanos. Los viajes económicos se recuperarán más rápidamente. 
  4. Los destinos al aire libre y relacionados con la naturaleza serán más populares que las ciudades congestionadas.

Para capturar la demanda temprana, los actores de la industria de viajes deben reasignar sus recursos rápidamente a los mercados que se recuperan primero: los nacionales y los regionales. 

Para esto hay procesos y productos necesitan ser modificados. El autoservicio, el distanciamiento físico y los nuevos protocolos de limpieza no solo salvaguardarán la salud de los clientes y empleados, sino que también ayudarán a restaurar la confianza del consumidor, sentando así las bases para la recuperación de viajes internacionales de larga distancia. 

Volveremos a viajar.  Al actuar de manera temprana y flexible, las empresas pueden adaptarse mejor a las necesidades cambiantes de los viajeros. Estos  primeros signos de recuperación de China están brindando lecciones útiles para toda la industria de viajes.

Repensando el Turismo

Repensando el Turismo

Desde sus orígenes, el Turismo ha sido una actividad basada en el desplazamiento de personas: en los comienzos los romanos viajaban para descansar a sus Villas de verano. 

Siglos más tarde, esta actividad quedó reservada solo para clases acomodadas que realizaban grandes viajes conocidos como “Grand Tour”. Y es así que muchos suponen que ése es el origen de la palabra “Turismo”.

Pero el Turismo empieza a ser más masivo recién a partir de los años cincuenta, donde gran parte de la población comienza a acceder a vacaciones pagas y a tener más de tiempo libre, sin olvidarnos de avances en la aviación comercial, accesibilidad al automóvil y de una baja en el precio del petróleo. 

Asimismo, el crecimiento de las relaciones internacionales entre países contribuyó al crecimiento del turismo internacional. Y así es como poco a poco la oferta turistica fue creciendo, se fue estandarizando y la demanda también fue consumiendo cada vez más, hasta llegar a la década de los años ochenta en donde el mercado turistico alcanza su madurez. 

En los últimos años el turismo ha seguido creciendo, a un  ritmo del alrededor de un 4% anual y hemos comenzado a ver “overtourism” o saturación turística en ciertos destinos.

Todos estos factores comenzaron a moldear el turismo hasta llegar a lo que hemos conocido y que seguramente post pandemia no volvamos al mismo lugar.

Lo que nos hace plantear lo siguiente: ¿Cómo podemos repensar el turismo?. Claramente esta pandemia nos está poniendo de manifiesto que no podemos volver al viejo modelo.

Es necesario encontrar el “punto justo” en Turismo, que nos permita mejorar el gasto turistico de cada visitante, sin necesidad de saturar el destino. ¿No estaría bueno elegir qué tipo de turistas queremos en nuestro destino? 

“Cuando vuelva a viajar, no quiero hacer fila, no quiero estar en medio de una multitud. Por eso voy a buscar lugares donde viajar y en donde pueda disfrutar tranquilo. Y si esto implica pagar un poco mas, estaré feliz de hacerlo”

Peter Greenberg, editor de viajes de CBS News

Ahora que nuestra capacidad (en restaurantes, hoteles, aviones, cruceros, etc.) quedará reducida, por efectos de la distancia social de acuerdo a lo que los nuevos protocolos comenzarán a exigir: ¿no es buen momento para rediseñar nuestro servicio? ¿O repensar nuestro producto?

Si, ya lo sé: Estamos en un momento en el que estamos más angustiados por no tener ingresos y no ver “la luz al final del túnel”, ya que, una vez más, se extendió la cuarentena. Al menos esto pasa en Argentina, donde vivo, aunque la misma situación ocurre en la mayoría del mundo, donde el 96% de las fronteras están cerradas.

Llegó el momento de repensar el turismo, de repensar nuestro producto turístico y nuestro servicio.  Hasta ahora el modelo de negocio era lineal y basado en el volumen y/o aglomeración de gente: a mayor cantidad de turistas, mayor cantidad de ingresos. Hoy eso es inviable, al menos por los próximos años.

¿Qué podemos cambiar? ¿Que podemos mejorar? ¿Qué debemos limitar? ¿Y qué debemos eliminar?

Estas preguntas son el punto de partida para comenzar con ese rediseño, teniendo siempre en cuenta que quiere nuestro cliente, nuestro huésped o nuestro turista. No solo para darle aquello que espera, sino también para sorprenderlo y darle algo que no esperaba, pero que una vez que lo haya recibido, quiera tenerlo siempre.

Viajar en el futuro…¿será volver al pasado?

Viajar en el futuro…¿será volver al pasado?

Más allá de la pandemia, hay varias cuestiones que ya venían gestándose en el mundo del turismo desde hace un tiempo y que han salido a la luz en el contexto actual con la pandemia. Las resumo en estos 5 ejes:

1- Sostenibilidad ambiental

Por ejemplo, en los últimos años comenzamos a visibilizar una corriente importante contra la masificación, con casos como Venecia o Barcelona, y que hoy al verse libres de turistas, están mostrando un reverdecer de la naturaleza (aguas más transparentes, cielos mas limpios, animales circulando por las ciudades, etc.). Esto ha puesto de manifiesto este debate sobre la necesidad de un modelo turístico más sustentable. 

2-Replanteo del modelo de negocio turístico:

Otra de las consecuencias que está dejando esta pandemia es el replanteo del modelo turístico, que en los últimos 100 años se ha basado en la aglomeración de gente y que hoy es casi imposible de pensar de esa misma manera. El distanciamiento físico introducido en el turismo está imponiendo un rediseño del lay-out de restaurantes, bares y áreas publicas de hoteles como así también en aeropuertos, estaciones de trenes, terminales de ómnibus y todos aquellos espacios compartidos en medios de transporte (aviones, trenes, ómnibus, cruceros, etc) como así también en espacios de entretenimiento (casinos, cines, teatros, auditorios, etc.).

Esto traerá consecuencias con respecto a la rentabilidad de esos espacios, y es altamente probable que veamos incrementos en tarifas y costos de servicios. Por otra parte, la crisis económica y el aumento del desempleo también hará que muchos consumidores cambien los viajes internacionales a los que se habían acostumbrado por viajes mas cercanos al hogar y con menos costos. 

Es posible que el nuevo turismo se parezca mucho al que había en los años sesenta: viajes cerca de casa o dentro del país, privilegiando el uso del automóvil y el transporte terrestre en general.

¿Volveremos a los legendarios Roadtrips? Después de ver cómo las líneas aéreas dejaron varados a miles de viajeros, la sensación de libertad que nos da el viajar en el propio vehículo (cuando uno quiere) será ideal para las personas que buscan seguridad.

Los viajes internacionales quedarán reservados para ocasiones muy especiales y planificados por especialistas, ya que seguramente habrá más imposiciones normativas a cumplir (nuevas regulaciones con respecto a la salud, posible exigencia de pasaportes sanitarios, etc.) que el consumidor sin conocimiento técnico no podrá resolver por su propia cuenta, al menos en un futuro cercano. Y esto lo hemos visto desde que se decretó la cuarentena en donde cambios de regulaciones obligaron a muchos a volcarse a buscar asistencia en las Agencias de viajes.

3-Miedo y crisis económica

El desempleo es el temor más grande que ha surgido en esta pandemia. Y no es para menos: vemos como en Estados Unidos hay un récord de solicitud del seguro por desempleo. En América Latina, se estima que el 5 % de la población económicamente activa dejaría de tener ingresos como consecuencia de los efectos económicos de la pandemia. En este contexto, los gastos de viajes y entretenimiento en general quedan relegados, al menos por un tiempo.

4- Foco en la sanidad

Después del 11 de Septiembre 2001 el mercado turístico se enfocó en la seguridad. Ahora va a haber un empuje muy fuerte en el mundo turístico hacia la sanidad. Se van a tener que implantar normas sanitarias. En la actualidad se están trabajando en protocolos de sanidad en los distintos sectores del turismo, que están poniendo de manifiesto la necesidad en nuevos enfoques, como mencionamos antes: rediseño de los espacios y lay-out de servicios, recomendaciones preventivas en relación a los trabajadores y los consumidores.

Con todo esto, los seguros de viaje van a cobrar una nueva importancia. En un nuevo contexto post pandemia, ¿quien se atrevería a viajar sin seguro de viajes y de salud? Y por otra parte, también ahora es un momento importante para que la gestión pública del turismo, en conjunto con el sector privado, tome decisiones que ayuden a configurar ese nuevo modelo de negocio futuro que sea sustentable e inclusivo

5- Foco en la confianza

La confianza es esencial cuando se trata del funcionamiento efectivo de cualquier grupo u organización. Sin ella, el progreso hacia objetivos importantes se verá obstaculizado, si no imposible. Si deseamos un futuro positivo, hay que mantener relaciones positivas con empleados y clientes. ¿Que es lo que mantiene esas relaciones positivas? Eso es la confianza que se gana a través de los valores, como la honestidad, la integridad, el cumplimiento de las promesas, etc.

¿Que es lo que inspira confianza? Antes la confianza la daba el viaje organizado, por profesionales experimentados. Hoy en día la confianza va a depositarse en las marcas, en las garantías que esas marcas representan. Y cuando hablo de marca no solo me refiero a las marcas de empresas multinacionales: hablo también de la marca país y las marcas que tienen los destinos turísticos en general.

Sin lugar a dudas la pandemia puso en evidencia muchas cuestiones que escondíamos “bajo la alfombra” y que hoy hay que revisar. Aunque haya muchos que se resisten a aceptarlo, estamos frente a la caída de un modelo de negocios turístico que ha quedado obsoleto. Lo bueno: está surgiendo otro modelo nuevo, que tenemos que construir entre todos los actores. 

Escenarios futuros de negocios

Escenarios futuros de negocios

¿Cómo debo pronosticar ingresos? ¿Cómo debo ajustar el presupuesto? ¿Cuándo terminará esto y cuándo volveremos a la “normalidad”? Estas y más preguntas son las que nos estamos haciendo desde que comenzó la pandemia mundial.

La pandemia se desarrollará en tres fases, cada una de las cuales requerirá sus propios escenarios. En el último reporte elaborado por Boston Consulting Group se señala que para llegar a la “nueva normalidad” hay tres fases que tendremos que atravesar:.

  1. Primero, está la “Fase Aplanar la curva”: en esta fase los países bloquean sus fronteras para aplanar la curva de crecimiento exponencial del virus. El distanciamiento físico estricto, las prohibiciones de reuniones y la cancelación de todas las actividades excepto las esenciales son características distintivas. Desafortunadamente, allanar el virus también está allanando la economía.
  2. En segundo lugar viene la “Fase de Lucha”, durante la cual un país “reinicia” su economía siempre que se mantenga baja la tasa de infección, aunque sigue corriendo el riesgo de tener que implementar más bloqueos y volver al confinamiento. .En esta fase la curva se ha aplanado (o aplastado) y la tasa de nuevas infecciones se está moviendo hacia cero, lo que le da al sistema de atención médica tiempo para prepararse, ampliar la capacidad y manejar la carga de casos. En este punto, es posible considerar reducir algunas restricciones y, mientras se mantiene el distanciamiento físico y se reestablece un nivel moderado de actividad económica. La estrecha vigilancia de los aumentos en las infecciones y los casos nuevos sigue siendo un sello distintivo, ya que aún no hay una vacuna disponible.
  3. Y por último la “Fase Futuro”, que comienza solo después de que se haya desarrollado una vacuna o un tratamiento altamente efectivo. Una vacuna debe tener una eficacia del 80% al 90% para proporcionar inmunidad. En esta fase, la actividad económica se podría restaurar por completo.

La complejidad de COVID-19 exige la planificación sistemática de escenarios 

No se puede predecir el futuro, pero sí podemos tratar de comprender lo que puede deparar el futuro y lo que eso significa para las naciones, los sectores industriales y las empresas individuales. 

China, por ejemplo, impuso restricciones ferozmente estrictas, esencialmente bloqueando toda la provincia de Hubei. En lugar de apuntar al aplanamiento, el gobierno chino intentó aplastar el virus. Y, después de dos meses y medio, los datos que surgen de China sugieren que ha tenido mucho éxito.

Muchos otros países, incluyendo Italia y los Estados Unidos, impusieron bloqueos de manera más lenta y menos restrictiva. En estos lugares, los casos aumentaron rápidamente.

Las tres fases mencionadas por el BCG son ampliamente descriptivas y no pretenden describir los detalles de ningún país o región. En cambio, proporcionan un marco para la planificación y análisis de escenarios para las empresas y la sociedad en general. 

“Fase Aplanar la curva”

La fase de aplanamiento es profunda: ¿cuánto durará? El impacto económico de la crisis es grave: vemos una pérdida de actividad económica de 15% a 30% de forma instantánea (es decir, durante cada semana de cierre). La duración prevista de la fase “Aplanar la curva” en los EE. UU. aún es bastante incierta. Para los países que ya han salido (como Austria, Dinamarca y China) o han anunciado una salida de la fase “Aplanar la curva” (como Alemania), el tiempo parece estar correlacionado con una reducción significativa en nuevos casos. Los resultados observados de las salidas varían de tres a ocho semanas desde el pico de la enfermedad y se correlacionan con la altura del pico y las condiciones específicas del área.

La duración de la “Fase Aplanar la curva” es una decisión de política tomada por el gobierno y los funcionarios de salud pública que evalúan principalmente su estado epidémico local, la capacidad del sistema de atención médica y la eficacia del sistema de monitoreo de virus. También sopesarán la capacidad económica y la voluntad política para mantener un bloqueo.

En el caso de Argentina, el BCG estima que se levantará la cuarentena obligatoria entre la semana 4 de Junio y la semana 4 de Agosto.
Fuente: BCG

Fase Lucha

La lucha será más larga y profunda de lo que muchos esperan. Al igual que la “Fase Aplanar la curva”, la Fase de Lucha presenta una gama de posibles escenarios de duración, dependiendo del ritmo de la posible vacuna y los desarrollos terapéuticos. Equipos de investigación globales de los EE. UU., Europa y China están trabajando las 24 horas en vacunas y terapias. Si bien las fronteras se están cerrando en respuesta a la amenaza COVID-19, el nivel de colaboración científica global, también en respuesta a la amenaza, nunca ha sido tan grande. Mientras aproximadamente 200 vacunas están en proceso, se estima que tomará 24 meses desarrollar y desplegar uno que funcione. Lo más optimista es que el proceso altamente acelerado de desarrollo de vacunas podría completarse en 12 a 18 meses.

¿Cómo lo ha hecho China en la fase de lucha? 

Como China ya ha entrado en la Fase de Lucha, podemos considerar cómo los efectos económicos pueden desarrollarse en otros lugares. Las noticias de China fuera de Hubei sugieren que la fase de lucha implicará, en el mejor de los casos, un reinicio parcial de la actividad económica con grandes diferencias entre los sectores.

Si bien el 98% de las principales operaciones industriales y agrícolas volvieron a funcionar, hay otras áreas de la economía que se han visto afectadas de manera diferente. Algunos sectores se han visto muy afectados: caídas del 40% en los pasajeros del metro, caídas del 50% en las ventas de los grandes almacenes y caídas del 60% al 65% en las visitas de atracciones turísticas y ventas de restaurantes y hoteles.

Fase Futuro: ¿Qué pasa con el futuro?

En esta fase se espera una recuperación completa. Pero esa recuperación es poco probable que se asemeje a la economía pre-COVID. Se esperan cambios drásticos que van desde el comercio hasta las cadenas de suministro, y desde las operaciones comerciales hasta los hábitos y preferencias del consumidor.

“¿Cómo se verá el futuro?” Una de las preguntas que cualquier líder se está haciendo hoy.
Fuente: BCG

Tanto las personas como las organizaciones están adoptando nuevos comportamientos. Se producirá un cambio masivo hacia el trabajo remoto, y hacia un nuevo tipo de equilibrio entre la vida laboral y familiar a medida que el trabajo y la familia se mezclan. Las empresas están invirtiendo para hacer que el trabajo remoto sea más eficiente y sostenible. Los consumidores de todos los grupos demográficos están comprando más productos online y las empresas han creado servicios de entrega para satisfacer la demanda. Los estudiantes frente al cierre de escuelas y universidades han pasado al aprendizaje online.

Es muy probable que algunos de esos cambios en el comportamiento sean permanentes y conduzcan a transformaciones a mayor escala. Se podría anticipar, por ejemplo, que la adopción del trabajo virtual cambiará la cara de los viajes comerciales, con un impacto en los vuelos y el alojamiento. El consumo de bienes y servicios online conducirá a cambios estructurales en el comercio electrónico, las compras de alimentos y el entretenimiento. Y el acceso virtual a servicios críticos creará nuevas formas de brindar atención médica y educación.

Más allá de estos cambios a los efectos de segundo orden, vemos una incertidumbre sustancial: ¿Cómo cambiarán las preferencias de los consumidores y los hábitos de consumo? ¿Cómo serán el comercio y los viajes? ¿Cómo se reformarán los roles de los gobiernos y las corporaciones? Se necesitarán nuevos niveles de planificación de escenarios para abordar estas preguntas de largo alcance.

El mundo posterior a COVID no será como el que hemos dejado atrás. Vendrá con su propio conjunto único de obstáculos y oportunidades. Al aceptar y prepararse para esta realidad, los líderes empresariales deberían estar al tanto de la situación impredecible y sentar las bases para la supervivencia y el éxito eventual en la fase Futura. 

Efectos de la Pandemia: ¿Cómo está la hotelería en América Latina?

desempeño hotelero en América Latina

De acuerdo a informacion relevada por STR en la primer quincena de Abril en América en general el promedio de ocupación hotelera está rondando entre un 0% y 30% ocupación.

La demanda en Sudamerica, como es de suponer, cayó en este primer trimestre tras 3 años en alza. Se registraron caídas de mas del 15%

La excepción se da en Perú en donde hay una ligera contracción de esa caída. En Lima la ocupación crece a partir del 3 abril y se estima que esto está relacionado a las medidas tomadas por el Gobierno Peruano, que obligó a sus ciudadanos repatriados a realizar la cuarentena obligatoria en hoteles. Y es así como vemos que más de 10.000 peruanos han tenido que pasar la cuarentena en hoteles.

Es asi como vemos los promedios de ocupación en: 

  • En Argentina, Costa Rica y Colombia: la ocupación ronda entre un 4-5%
  • En Chile: 8%
  • En Peru: 29%

En relación a la tarifa promedio, en Buenos Aires cayó el 8% ADR, y la misma se mantiene por encima de los USD 100 dólares. La ciudad en donde la tarifa promedio tuvo un mayor descenso es Bogotá, donde cayo un 22%.

Fuente: STR

En cuanto a las categorías, se esta viendo como las categorías mas altas han tenido caídas mas fuertes en términos de ocupación, mientras que los hoteles Midscale y economy son los que menos han caído, y por ende es más fácil que se recuperen.

Fuente: STR

China sigue siendo “la luz al final del túnel”: ya han salido del confinamiento obligatorio que duró un poco mas de dos meses, y se están acentuando las tendencias anteriormente comentadas en el post: Turismo post COVID-19 Parte 1: “New normal” o la nueva normalidad.

Algunos puntos a destacar de la experiencia China:

  • El 90% de los hoteles ya ha abierto de nuevo. Los hoteles luxury y upper upper class son los que ya están funcionando en su totalidad y los hoteles de categorías más económicas son la que todavía no han abierto en su totalidad.
  • Los destinos vacacionales y cercanos a granes ciudades son los que han mostrado la mayor recuperación de la demanda, especialmente en fines de semana, donde los niveles de ocupación han superado el 50%
  • Las intenciones de viaje Post COVID 19 en los próximos 12 meses son bastante claras: 55% quiere viajar, 21% no quiene viajar y un 24% no se ha decidido aún
  • Con respecto a la tarifa promedio en China: la variación impacta mas en los segmentos midscale y economy

En China se observa que la mayor parte de los hoteles que cerraron hace 2 meses ya han reabierto, lo cual es algo realmente esperanzador. La primer demanda  en reaccionar fue la domestica vacacional. La demanda corporativa se está viendo en zonas puntuales.

En términos de ocupación, los hoteles de categoría económica son los que tienen mejor ocupación.

Lo más relevante es que los hoteles cambiaron procesos de higiene. La hotelería debe garantizar los estándares de higiene que se están implementando para dar seguridad a clientes. Localmente ya se está trabajando al respecto y te lo cuento en otro post: https://marianaalfaro.com.ar/web/limpieza-y-sanitizacion-medidas-que-se-tomarian-en-argentina/.

Con respecto a la recuperación: ¿Que demanda es probable que se recupere primero?

En primer lugar, sin ninguna duda, es probable que se recupere primero la demanda doméstica, si bien éste será un proceso lento pero seguro. En particular casi todos están apostando que la demanda será de fines de semana y viajará a destinos naturales cercanos a grandes centros urbanos.

También se estima que los hoteles que se verán beneficiados de esta recuperación serán primero los de categoría económica y midscale.

La demanda corporativa será la segunda en recuperarse y por ultimo veremos que a demanda Grupos y eventos pospuestos será la ultima en recuperarse.

Turismo Post COVID-19: ¿Como se reactivará la demanda?

reactivación de la demanda post COVID

Como comenté en un post anterior, la única referencia de comienzos de reactivación que tenemos es la experiencia que ya ha atravesado China y que podemos empezar a capitalizar.

Hasta el momento, en China la reactivación de la demanda ha comenzado por el turismo domestico regional, pasando por turismo de negocio de primera necesidad, y estimamos que finalmente llegará al turismo internacional.

Vemos como la salud y la seguridad están siendo la máxima prioridad para los viajeros chinos. Cuando se trata de hoteles y destinos, los viajeros quieren saber qué medidas se están implementando antes de hacer reservas.

Más allá de indicar con claridad cuáles son las medidas de limpieza que se están tomando, los hoteles están tomando medidas innovadoras para garantizar la seguridad de los trabajadores y huéspedes. Esto incluye sistemas de auto check-in / check-out “contactless” (sin contacto) y el uso de robots capaces de entregar servicios básicos, si bien esto no es una novedad, ya que hace unos años que se viene aplicando a la hotelería. Lo que sí es novedoso es como algunos hoteles están implementando el uso de robots con luz ultravioleta que ya se implementaban en hospitales. Estos robots usan la luz ultravioleta y, según los científicos, acaban con todos los gérmenes inmediatamente, tanto bacterias como virus.

robots luz ultravioleta
Robots que eliminan virus, bacterias y gérmenes llegan para desinfectar hoteles

También se está empezando a ver un grado de transparencia en las webs mientras se navega online. Los usuarios pueden verificar los compromisos antiepidémicos de los destinos, como asi también los hoteles están siendo mas transparentes en las medidas que están tomando para cuidar la salud y la limpieza. Por ejemplo: https://www.bestwestern.ch/en/covid-19-update_en.html

Accor recientemente se ha asociado con el especialista en inspección y certificación Bureau Veritas para lanzar una etiqueta que certifique el cumplimiento de las normas sanitarias en los sectores de hotelería y restauración. Accor espera que el esquema de certificación ayude a asegurar a los clientes y empleados que se han cumplido los estándares y protocolos de limpieza apropiados a medida que se levantan las restricciones de coronavirus y se reabran las empresas.

Otra incipiente tendencia que se está viendo es relacionado a los cambios en el tipo de viaje, que está pasando de grupal a independiente. En 2017, los viajes grupales representaron el 70 por ciento del mercado chino. Para 2019, esto había caído al 55 por ciento, una tendencia a la baja que seguramente post coronavirus se acelerará. 

También es tendencia la adaptación de las ofertas de Alimentos & Bebidas: ayuda a los hoteles a mantener una conexión con sus comunidades y su personal al tiempo que contribuye con ingresos críticos.

Muchos restaurantes en las últimas semanas han adaptado sus operaciones a formatos de delivery solamente, y muchos hoteles están siguiendo el ejemplo. La diferencia es que, si bien los restaurantes de los hoteles generalmente obtienen negocios principalmente de los huéspedes, ahora se están conectando más con los locales, que están contentos de que la entrega y entrega de alimentos todavía esté en la lista de actividades permitidas bajo restricciones de pandemia.

Turismo post COVID-19 Parte 2: ¿Nos reinventamos o nos adaptamos?

reinventarse o adaptarse

¿Cómo deberían responder los hoteles o restaurantes a la situación actual del COVID-19? El panorama no es muy alentador: niveles de ocupación que han ido disminuyendo día a día hasta llegar al cierre total de los establecimientos; cancelación de eventos y congresos; restricciones de viajes aéreos y fronteras cerradas, lo que impide definitivamente cualquier llegada de turistas. El panorama es muy poco alentador.

Quedarse quieto no es la solución, pero tampoco hay que correr sin saber bien hacia dónde. ¿Como deberíamos repensar nuestro negocio para seguir siendo rentables? La crisis nos ha hecho replantear algunas bases del negocio y seguramente el turismo no será lo mismo post COVID-19. Tenemos que plantearnos varios escenarios y tratar de responder a la pregunta: ¿Nos reinventamos o nos adaptamos? 

Tenemos varios desafíos por delante:

  1. Cambios en la demanda: de momento la demanda está totalmente restringida. Tendremos que ver qué cambios en restricciones de viajes habrá, no solo por parte de nuestro país sino también de países emisores. A su vez, si bien la demanda seguirá consumiendo online, cambiará en la forma en que consume:
    • se inclinará por destinos menos masificados y más sostenibles.
    • mas independientes, en busca de una experiencia única
    • estará mas pendiente de la seguridad y la salubridad no solo del destino, sino también del alojamiento y los servicios de alimentos y bebidas. Sus prioridades estarán mas enfocadas en el bienestar físico y emocional. Por eso es que surgirán nuevas formulas de turismo: creo que veremos un cambio del turismo masivo al turismo mas “tailor made”. 
  2. Gestión de la oferta: ¿como haremos para gestionar la oferta (en hoteles, restaurantes, eventos, etc.) si todavía no sabemos que medidas sanitarias exigirán los destinos turísticos y los gobiernos? Seguramente tendremos que cambiar muchas costumbres, desarrollar nuevas estrategias y respetar nuevas distancias. Seguramente desaparecerá el desayuno buffet o se readaptará en un nuevo formato. Habra menos “puntos de contacto” con el huésped como consecuencia de estas medidas sanitarias y por ende se comenzarán a automatizar muchos procesos, lo que traería un rediseño del servicio, que impactará en las estructuras de empleados (desaparición de puestos de trabajos, surgimiento de nuevos puestos de trabajo, automatizaciones y trabajos remotos).
  3. Redefinición del negocio: ¿tendremos que reformular alguna parte del negocio? Seguramente habrá cambios que implementar en términos de espacios, rediseñar servicios o quizás reemplazarlos. A su vez, lamentablemente no todos los hoteles, restaurantes y agencias de viajes podrán sobrevivir a la crisis económica y seguramente veremos quiebras, fusiones, nuevas alianzas y surgimiento de nuevos modelos de alojamiento.

Flexibilidad es la palabra clave con las nuevas reglas del juego que poco a poco se van vislumbrando. Tendremos que ponernos más creativos y lograr estructuras de equipo capaces de innovar y de aportar valor.

Turismo post COVID-19 Parte 1: “New normal” o la nueva normalidad

turismo pors covid 19

Tal como comenté en este post que escribí en mi blog de viajes , el turismo no será lo mismo post COVID-19. Si hay algo que debemos empezar a asumir es que no volveremos a la “normalidad”. O mejor dicho, volveremos a una “nueva normalidad”. 

Uno de los sectores más afectados por esta pandemia es el Turismo:

  • Caída de la demanda: es 5 a 6 veces mayor que la caída que se produjo el 11 de septiembre 2001.
  • El 70-80% de la demanda cayó en el corto plazo debido a prohibiciones de viajes internacionales y cuarentenas ahora prevalecientes en más de 130 naciones.
  • La temporada alta de viajes de verano en el hemisferio norte se ve profundamente afectada ya que los temores de una pandemia coinciden con el período pico de reserva

Con todo el sector turistico paralizado, con una facturación nula y con un aumento de desempleados en el sector, la pregunta lógica que nos hacemos es: ¿Cuando tocaremos fondo? ¿Cuando empezara la reactivación?

En lo personal, creo que tenemos una ventaja, y ésta es la experiencia que ya ha atravesado China, que podemos capitalizar:

  • Tuvieron un periodo de confinamiento de 2 meses. Luego de ese tiempo comenzaron de a poco a levantar las restricciones y lo que primero se vio fue una reactivación de viajes dentro de un radio de 500 a 1000km y accesibles en auto para no depender de terceros. 
  • A fines de Marzo las ocupaciones hoteleras rondaban entre el 20% y el 35%. Los picos de ocupación se dan en los fines de semana: esto significa que tras dos meses de cuarentena estricta la demanda empieza a salir los fines de semana especialmente, buscando el contacto con la naturaleza. 
  • Están empezando a crecer los destinos turísticos, de fin de semana, y en particular aquellos destinos en donde la naturaleza es un componente importante y en donde el social distancing es viable.
  • Los destinos corporativos comenzaron a crecer, llegando a ocupaciones entre el 15% y el 30% promedio de ocupación. Sin embargo se está viendo que son los hoteles de menor categoría los que han crecido mas rápidamente en ocupaciones.

¿Que nos enseña China?: que se está viendo la “luz al final del túnel”.

Que pasa en Sudamérica

De acuerdo a estimaciones de STR, empresa que presta servicios prémium de indicadores de competitividad, análisis e información de los mercados a sectores internacionales de la industria de la hotelería, la recuperación de la demanda turística se empezará a ver a partir del noveno mes de crisis, y para esto se tomó como referencia datos de crisis anteriores: 

  • 2001- 11 de Septiembre: se demoró un periodo de 18 meses para que la demanda creciera
  • 2008- Caída de Lehman Brothers: si bien la caída fue mas marcada, la recuperación fue mas rápida, ya que tomó 15 meses de recuperación hasta que la demanda comenzara a crecer.

En líneas generales se estima que el ritmo de recuperación será más rápido para viajes nacionales (2-3 trimestres) y más lento para viajes de larga distancia e internacionales (más de 6 trimestres).

La economia global presenta incertidumbres enormes. Es posible que la demanda no vuelva a donde solía estar frente a las crisis anteriores, ya que la confianza del consumidor puede verse afectada. Todo depende de como se contenga el virus y de las medidas gubernamentales en relación a nuevas normas de sanidad. Desde este punto de vista, es altamente posible que la recuperación lleve más tiempo de lo visto en crisis anteriores. 

La intervención de los gobierno a través de paquetes de estímulo como subvenciones, préstamos o desgravación fiscal será necesaria para complementar el flujo de caja de la empresa y para garantizar que no haya una crisis de liquidez.

Volveremos a una nueva normalidad, no a la normalidad que conocíamos antes. Para esto tenemos que plantearnos varios escenarios y tratar de responder a la pregunta: ¿Nos reinventamos o nos adaptamos?