Escenarios futuros de negocios

¿Cómo debo pronosticar ingresos? ¿Cómo debo ajustar el presupuesto? ¿Cuándo terminará esto y cuándo volveremos a la “normalidad”? Estas y más preguntas son las que nos estamos haciendo desde que comenzó la pandemia mundial.

La pandemia se desarrollará en tres fases, cada una de las cuales requerirá sus propios escenarios. En el último reporte elaborado por Boston Consulting Group se señala que para llegar a la “nueva normalidad” hay tres fases que tendremos que atravesar:.

  1. Primero, está la “Fase Aplanar la curva”: en esta fase los países bloquean sus fronteras para aplanar la curva de crecimiento exponencial del virus. El distanciamiento físico estricto, las prohibiciones de reuniones y la cancelación de todas las actividades excepto las esenciales son características distintivas. Desafortunadamente, allanar el virus también está allanando la economía.
  2. En segundo lugar viene la “Fase de Lucha”, durante la cual un país “reinicia” su economía siempre que se mantenga baja la tasa de infección, aunque sigue corriendo el riesgo de tener que implementar más bloqueos y volver al confinamiento. .En esta fase la curva se ha aplanado (o aplastado) y la tasa de nuevas infecciones se está moviendo hacia cero, lo que le da al sistema de atención médica tiempo para prepararse, ampliar la capacidad y manejar la carga de casos. En este punto, es posible considerar reducir algunas restricciones y, mientras se mantiene el distanciamiento físico y se reestablece un nivel moderado de actividad económica. La estrecha vigilancia de los aumentos en las infecciones y los casos nuevos sigue siendo un sello distintivo, ya que aún no hay una vacuna disponible.
  3. Y por último la “Fase Futuro”, que comienza solo después de que se haya desarrollado una vacuna o un tratamiento altamente efectivo. Una vacuna debe tener una eficacia del 80% al 90% para proporcionar inmunidad. En esta fase, la actividad económica se podría restaurar por completo.

La complejidad de COVID-19 exige la planificación sistemática de escenarios 

No se puede predecir el futuro, pero sí podemos tratar de comprender lo que puede deparar el futuro y lo que eso significa para las naciones, los sectores industriales y las empresas individuales. 

China, por ejemplo, impuso restricciones ferozmente estrictas, esencialmente bloqueando toda la provincia de Hubei. En lugar de apuntar al aplanamiento, el gobierno chino intentó aplastar el virus. Y, después de dos meses y medio, los datos que surgen de China sugieren que ha tenido mucho éxito.

Muchos otros países, incluyendo Italia y los Estados Unidos, impusieron bloqueos de manera más lenta y menos restrictiva. En estos lugares, los casos aumentaron rápidamente.

Las tres fases mencionadas por el BCG son ampliamente descriptivas y no pretenden describir los detalles de ningún país o región. En cambio, proporcionan un marco para la planificación y análisis de escenarios para las empresas y la sociedad en general. 

“Fase Aplanar la curva”

La fase de aplanamiento es profunda: ¿cuánto durará? El impacto económico de la crisis es grave: vemos una pérdida de actividad económica de 15% a 30% de forma instantánea (es decir, durante cada semana de cierre). La duración prevista de la fase “Aplanar la curva” en los EE. UU. aún es bastante incierta. Para los países que ya han salido (como Austria, Dinamarca y China) o han anunciado una salida de la fase “Aplanar la curva” (como Alemania), el tiempo parece estar correlacionado con una reducción significativa en nuevos casos. Los resultados observados de las salidas varían de tres a ocho semanas desde el pico de la enfermedad y se correlacionan con la altura del pico y las condiciones específicas del área.

La duración de la “Fase Aplanar la curva” es una decisión de política tomada por el gobierno y los funcionarios de salud pública que evalúan principalmente su estado epidémico local, la capacidad del sistema de atención médica y la eficacia del sistema de monitoreo de virus. También sopesarán la capacidad económica y la voluntad política para mantener un bloqueo.

En el caso de Argentina, el BCG estima que se levantará la cuarentena obligatoria entre la semana 4 de Junio y la semana 4 de Agosto.
Fuente: BCG

Fase Lucha

La lucha será más larga y profunda de lo que muchos esperan. Al igual que la “Fase Aplanar la curva”, la Fase de Lucha presenta una gama de posibles escenarios de duración, dependiendo del ritmo de la posible vacuna y los desarrollos terapéuticos. Equipos de investigación globales de los EE. UU., Europa y China están trabajando las 24 horas en vacunas y terapias. Si bien las fronteras se están cerrando en respuesta a la amenaza COVID-19, el nivel de colaboración científica global, también en respuesta a la amenaza, nunca ha sido tan grande. Mientras aproximadamente 200 vacunas están en proceso, se estima que tomará 24 meses desarrollar y desplegar uno que funcione. Lo más optimista es que el proceso altamente acelerado de desarrollo de vacunas podría completarse en 12 a 18 meses.

¿Cómo lo ha hecho China en la fase de lucha? 

Como China ya ha entrado en la Fase de Lucha, podemos considerar cómo los efectos económicos pueden desarrollarse en otros lugares. Las noticias de China fuera de Hubei sugieren que la fase de lucha implicará, en el mejor de los casos, un reinicio parcial de la actividad económica con grandes diferencias entre los sectores.

Si bien el 98% de las principales operaciones industriales y agrícolas volvieron a funcionar, hay otras áreas de la economía que se han visto afectadas de manera diferente. Algunos sectores se han visto muy afectados: caídas del 40% en los pasajeros del metro, caídas del 50% en las ventas de los grandes almacenes y caídas del 60% al 65% en las visitas de atracciones turísticas y ventas de restaurantes y hoteles.

Fase Futuro: ¿Qué pasa con el futuro?

En esta fase se espera una recuperación completa. Pero esa recuperación es poco probable que se asemeje a la economía pre-COVID. Se esperan cambios drásticos que van desde el comercio hasta las cadenas de suministro, y desde las operaciones comerciales hasta los hábitos y preferencias del consumidor.

“¿Cómo se verá el futuro?” Una de las preguntas que cualquier líder se está haciendo hoy.
Fuente: BCG

Tanto las personas como las organizaciones están adoptando nuevos comportamientos. Se producirá un cambio masivo hacia el trabajo remoto, y hacia un nuevo tipo de equilibrio entre la vida laboral y familiar a medida que el trabajo y la familia se mezclan. Las empresas están invirtiendo para hacer que el trabajo remoto sea más eficiente y sostenible. Los consumidores de todos los grupos demográficos están comprando más productos online y las empresas han creado servicios de entrega para satisfacer la demanda. Los estudiantes frente al cierre de escuelas y universidades han pasado al aprendizaje online.

Es muy probable que algunos de esos cambios en el comportamiento sean permanentes y conduzcan a transformaciones a mayor escala. Se podría anticipar, por ejemplo, que la adopción del trabajo virtual cambiará la cara de los viajes comerciales, con un impacto en los vuelos y el alojamiento. El consumo de bienes y servicios online conducirá a cambios estructurales en el comercio electrónico, las compras de alimentos y el entretenimiento. Y el acceso virtual a servicios críticos creará nuevas formas de brindar atención médica y educación.

Más allá de estos cambios a los efectos de segundo orden, vemos una incertidumbre sustancial: ¿Cómo cambiarán las preferencias de los consumidores y los hábitos de consumo? ¿Cómo serán el comercio y los viajes? ¿Cómo se reformarán los roles de los gobiernos y las corporaciones? Se necesitarán nuevos niveles de planificación de escenarios para abordar estas preguntas de largo alcance.

El mundo posterior a COVID no será como el que hemos dejado atrás. Vendrá con su propio conjunto único de obstáculos y oportunidades. Al aceptar y prepararse para esta realidad, los líderes empresariales deberían estar al tanto de la situación impredecible y sentar las bases para la supervivencia y el éxito eventual en la fase Futura. 

Comentarios